martes, 18 de febrero de 2014

Aún la escarcha quema


A veces el refugio, ese dentro de mi propia piel, es más frío de lo normal, y mí alrededor, en lugar de ayudarme a no congelarme, hace que tenga más frío aún.
Y no me escuchan, ni siquiera fingen hacerlo…
     Ciertamente, no me importaría, no lo haría si no entrara más frío allí dentro, dentro de mi piel. ¿No sabéis que corta? El frío del invierno hace trizas mi epidermis, y mi refugio, ese lleno de escarcha, está más solo que nunca.

     Si lo veis vacío, por lo menos no tengáis la decencia de decírmelo de malas maneras. ¡Qué sí, que lo sé! ¡Marchaos a adecentar vuestro propio lugar y dejad de manchar el de los demás!
     ¿Es que acaso no tenéis morada que levantar y conservar? Si no es así, los que desalojamos nieve de nuestros corazones durante el invierno, no tenemos la culpa de tener un lugar por el que luchar.
     Buscaos un refugio, debajo de vuestra piel, y dejad a los demás en paz.

P.D: a los moradores sin morada...

5 comentarios:

  1. Me encanta, y me he sentido identificada =D

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho el texto, es bonito aunque un poco...triste.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado... todos nos sentimos alguna que otra vez moradores sin morada
    Besos!

    ResponderEliminar

Las opiniones son relativas, así que me encantaría saber la tuya... ¿La dejas por aquí? ¿Sí? Muchas gracias...
¡Ah! Y don't worry, ¡me paso por tu blog encantada!

P.D: pido originalidad, ¡no al copieteo ladies and gentlemen!
:)